Las santas escrituras del marketing y los negocios afirman que sin precio no hay transacciones exitosas y esto implica tomar decisiones, analizar y estudiar varios aspectos, como por ejemplo las tediosas cuentas o un proceso contable exacto.  

Elegir el precio de tu producto o servicio siempre abruma a los emprendedores o empresarios, pues es el punto de partida para que en el mercado logres tus objetivos comerciales, sin embargo, existen métodos para ir aclarando esta importante decisión llamada: asignación de precios.

Asignación de precios

Les daré mi recomendación, comenzar a implementar una estrategia de costos unitarios para que todo ese proceso sea más fácil.

1. Identifica tus costos.

Los costos se dividen en: costos directos, costos indirectos y las amortizaciones, comienza a asignar valor a cada elemento que necesitas para desarrollar y diseñar tu producto o servicio:

Costos directos

  • Mano de obra directa.
  • Materias primas.
  • Mercancía para la fabricación o desarrollo.
  • Proveedor o prestador de servicio.

Costos indirectos

  • Mano de obra indirecta, aquellas colaboraciones.
  • Administración, por ejemplo, si ocupas algún contador, etc.
  • Comercialización, algún servicio, mercadotecnia, medio publicitario o de distribución.

Amortizaciones

  • Las amortizaciones es la pérdida del valor de los activos o pasivos con el paso del tiempo.
  • Ten en cuenta los cambios del mercado u otras reducciones de valor.
  • Monitorea al mercado y a tu competencia.

Esto será tu costo operativo aproximado, ahora suma este resultado con lo siguiente:

+ el margen o beneficio deseado

Para obtener este dato debes comparar:

Competencia

  • Servicios complementarios
  • Nivel de calidad ofrecida
  • Funcionalidades
  • Precio

Mercado

  • Costo de oportunidad: Es la cuantificación de otros productos o servicios necesarios para el cliente que podría adquirir por el precio que has fijado para tu producto o servicio.
  • Valor para el cliente: Medida en la que tu producto es prioritario para el cliente frente a otros dentro de la necesidad de seleccionar con un presupuesto realista.

La suma y el análisis continúa… el siguiente paso es:

3. Define tu estrategia

Te comparto dos estrategias muy efectivas para ayudar a tu producto o servicio:

Estrategia de precio

  • Precio alto: Competir en calidad y diferenciación y/o crear ofertas y cupones exclusivos.
  • Precio bajo: Competir en precio y ganar posición de ventaja en el sector, subiendo precios progresivamente.

Es importante tener claro que el precio no es lo mismo que el valor que tendrá tu producto en el mercado, por eso te recomiendo mucho análisis en el margen o beneficio deseado.

Asignar precios parece algo tedioso, pero todo está en analizar, comparar y sumar. Espero que el producto o servicio que estás vendiendo sume y aporte valor a la vida de tus consumidores.

No dudes en contactarme para saber más acerca del tema, saludos desde Villahermosa, Tabasco MX.

🙂


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: