Dices más con tu cuerpo que con las palabras. 

Está comprobado que tu lenguaje corporal dice mucho, y que nos expresamos siempre a través de gestos y ademanes mucho más que de la oralidad.

Cada que sonríes a alguien de manera coqueta, que guiñas un ojo, que mandas un beso, que señalas o que lanzas una mirada aterradora; estás comunicando sin hablar.

¿Quieres saber lo que comunicas? Primero debes entender que, como tu mente se siente, el cuerpo lo proyecta. Y que, para interpretar a los demás, primero debes ver los contextos que lo rodean. Por ejemplo, el ruido excesivo puede hacer que tome una postura de negatividad.

Te doy algunos ejemplos:

POSTURA

Tu espalda dice mucho sobre el interés, aburrición o cansancio que tiene tu mente.

¿Te imaginas a un aficionado viendo el fut? Exacto… tiene la espalda echada hacia adelante, con las piernas abiertas y las manos cerca del rostro. Ésta es una postura de atención. 

Lo opuesto a las personas que se derriten en la silla, que echan la cadera hacia adelante y la espalda se encorva. Ellos comunican falta de interés o extremo cansancio.

CADERA

La cadera nos dice mucho sobre la relación que tienes con los demás. Ya que nos indica qué tan cercano eres a las personas con quienes tienes una conversación. Tu proxemia.

¿Te has dado cuenta cómo saludas? Cuando es alguien que acabas de conocer, la cadera siempre se mantiene alejada, aunque la espalda la acerques a la persona. Por el contrario, si conoces bien a la persona, la abrazas acercando el cuerpo completo.

MANOS

Las manos son las mejores mentirosas, pues decimos mucho con ellas. Yo siempre recomiendo que las muestres en cualquier mesa de negociación o de alimentos, ya que enseñar las palmas hace que comuniquemos veracidad y confiabilidad; lo opuesto cuando las ocultas.

Aprende a saludar de manera correcta. El saludo es la primera impresión y comunica la cantidad de seguridad que tienes en ti mismo. Sólo con un apretón de manos.


Evita dar solamente la punta de tus dedos, o dar un saludo demasiado blando. Las manos deben embonar con un buen apretón, mientras miras a los ojos de tu interlocutor.

BRAZOS 

Evita cruzarlos porque comunica rechazo. Mantenlos siempre abiertos para tener una postura positiva ante cualquier situación.

Seguramente ya sabes que la sonrisa es un gesto espejo, que cuando sonríes las personas suelen sonreír de vuelta. Estás abriendo canales de comunicación.

Recuerda que la belleza se encuentra en la actitud con la que portas tu cuerpo.

Categorías: Comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: