¿Marketing? ¿Creas campañas? ¿Has estado enamorado?, ¿Has sufrido por un gran amor?, ¿No sabes cómo enamorar al chic@ que te gusta?… pocas veces nos ponemos a pensar en las razones que nos hacen triunfar o fracasar en una relación o en una campaña de marketing, en este artículo les diré los secretos del amor que realmente funcionan.

Desde que nacemos somos una marca personal, a la cual debemos darle imagen, colores, estilo en pocas palabras una identidad, nos bañamos, nos compramos ropa, usamos alguna fragancia y tenemos gustos muy definidos que nos convierten en lo que somos… ¡Felicidades!, ahora podemos poner nuestra marca en el mercado para que todos la vean.
Tenemos la mala creencia que alguien debe enamorarse de nosotros simplemente porque nos gusta y la amamos con locura, aquí es donde uniremos a Cupido con el marketing.

¿Qué es un cliente?

Un cliente es totalmente libre de consumir las marcas de su elección, entonces una chica o chico es libre de enamorarse de quien se le pegue la gana; pero muchos de nosotros sufrimos por amor sin saber que la respuesta es muy sencilla: No podemos satisfacer las necesidades de la persona en cuestión.
Si, así de simple, tal vez buscan a alguien alto, chaparro, inteligente, barbudo, lampiño, güero, tatuado, cursi, artista, etc. Esto en marketing le llamamos target y nuestra misión es que se enamore de nuestra marca (recuerden que el objetivo de cupido es flechar personas).

Tenemos a nuestro alcance muchas herramientas que nos ayudan a mejorar dicha imagen, hacemos un branding personal que seguramente en algún momento funcionará y le agradaremos a muchas personas, nos convertiremos en una marca posicionada.
Para esto debemos socializar y relacionarnos con nuestra comunidad, de cierta forma somos community managers, pues administramos y manejamos nuestro contenido personal, también hacemos relaciones públicas en fiestas, la escuela, el trabajo y por internet ¿por qué no decirlo?, nos importa la manera en la que nos visualiza el mundo y cuidar la imagen que construimos o díganme ¿irían sin bañarse a ver a una chica que les gusta?, no verdad, entonces quiere decir que procuran verse bien en todo momento.

Ahora lo interesante, nos enamoramos de la persona equivocada; tiene novi@, es mayor o menor que tú, la conociste por internet y vive muy lejos o cualquier cosa que se les ocurra; le echamos la culpa a cupido por nuestro sufrimiento y lo que debemos hacer es aceptar que hay competencia directa o indirecta por parte de otras marcas en el mercado, si cada uno investigara a su target y a la competencia sobre sus necesidades, deseos, debilidades y fortalezas, cualquiera podría ser novio de cualquier persona, pero nos da flojera y preferimos sufrir por haber perdido la oportunidad de andar con alguien.

El cliente siempre tiene la razón

Debemos poner atención, escuchar la voz del cliente; una vez que una persona nos importa lo hacemos todo el tiempo, preguntamos sus gustos, lo que hace y lo que no le gusta, aquí nuestro primer error ya que muchos llenamos de regalos innecesarios peluches, chocolates, corazones enormes y ¿para qué?, hacemos una mala promoción de nuestra marca, no hay nada mejor que ser original e investigar los gustos de cada persona.
Cuando decimos la verdad y congenias con una persona quiere decir que tu producto o marca ha empatado o ha satisfecho las necesidades del cliente, pero si mientes, te acercas a la publicidad engañosa y tratas de llenar vacíos que serás incapaz de satisfacer cuando te encuentres dentro de una relación.

¿Se crean las necesidades en marketing?

Nosotros somos los responsables de crear la necesidad de una persona o de un sentimiento, se han puesto a pensar lo siguiente:
Antes de conocer a una persona la necesidad de amor y de estar a su lado no existía, entonces aplicamos lo mismo a los productos que nos rodean; no podemos decir que nos obligaron a consumirlo, simplemente creamos esa necesidad de tenerlo en las manos y debemos ser responsables a la hora de consumirlo ya que “todo exceso es malo”.

Seguramente les ha pasado que lleva dos semanas con alguien y de pronto nos sale de la boca un “te amo” , “no puedo vivir sin ti”, “eres lo mejor que me ha pasado”. De alguna forma pasamos de ser una marca a ser consumidores, y estas frases que espantan a cualquiera quieren decir que no tenías una estrategia bien definida, pues para conocer a alguien se necesita de tiempo y para amarlo necesitas empatar con los valores; lo creas o no, las marcas tienen valores impresos en su identidad y para llegar a este engagement o compromiso es porque te atraparon, cautivaron y concordaron contigo.

Ahora que llevas más de 5 años con la persona y viven enamorados te queda una tarea más por hacer, mantenerte en la mente del consumidor y esta tal vez sea la más difícil de las tareas, el tiempo cambia a las personas y muchas se llegan a aburrir de lo mismo por lo que necesitas mucha creatividad e innovación para mantener la fidelidad de tu pareja (cliente),

Entonces en resumen no echen la culpa a los demás de sus actos, si una marca o producto falla tal vez podamos relanzarla o cambiar la imagen, pero para esto debemos aprender de los errores y darle la importancia que merece todo el proceso de diseño, construcción y estrategia de nuestra marca; para después no llorar y decir que nadie nos hace caso y estamos solteros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: