Marketing es para agregar valor a las personas o cosas, pero algunos ya se pasan de la raya.
Un gusto volver a saludarlos a todos, mis estimados colegas; les mando un afectuoso saludo hasta donde se encuentre.

Hoy tocaré un tema que me tiene desenamorado del marketing, sí, lo leyeron bien, pero la verdad es que puede tener arreglo esto, el tema es “el ego”.

¿Qué es el ego?

EGO es una palabra que en latín, significa ‘yo’. El ego se ha adoptado para designar la conciencia del individuo, entendido como su capacidad para percibir la realidad. Por otro lado, ego puede designar el exceso de autoestima en una persona, es decir, la valoración exagerada que alguien tiene de sí mismo.

Déjenme decirles que si algo me tiene harto de nuestra carrera es que algo que infla el “branding personal” mal implementado y mal explicado es justamente “EL EGO”.

¿Marketing inflado?

Desgraciadamente así es, me he topado con muchas personas en la carrera que no tienen otra cosa en sus manos o en sus CV que no sea “facilidad de palabra” y “branding personal al 200%”.
Son pocas las personas que realmente se ponen a “chingarle” antes de poder hablar de experiencia y de casos de éxito.

Cuando un profesionista desea crear una carrera en el mundo real, muchas veces se empieza de cero, sin cobrar, sin recursos, sin herramientas.
Actualmente, al parecer las redes sociales nos metieron en una mentira donde cualquier “profesional” con tener una fan page coqueta, una página web y vestirse de traje con moño, es suficiente para ejercer de manera 100% exitosa.

Marketing de egos

El tema que da título a esta entrada, la verdad me pareció correcto nombrarlo así ya que las redes sociales están atiborradas de personas que venden una imagen, que hacen eco a la famosa frase de “di una mentira 1000 veces y se convertirá en verdad”; miles de personas que le quitan el valor a lo profesional por el simple hecho de querer gozar de 5 minutos de fama a nivel SOCIAL MEDIA.

Un caso particular que no etiquetaré, no habrá nombre, pero claro que lo puedo citar es el siguiente:
Hace no mucho conocí a una persona con tal habilidad verbal, que podía hacer negocios como si fuera magia, pero su encanto y poder de Pokemon, era que cada negocio que ideaba o que quería lanzar JAMÁS SE CONCRETABA.
Cada empresa a la que le daba consultoría, le vendía una idea mega genial y casi les decía que las iba a hacer crecer con solo $5 pesos de presupuesto, a todo esto nunca logró nada de lo propuesto, pero eso sí, en redes sociales se vende como el mejor del giro y nos hace creer que tiene clientes por montones.

Otro caso que me decepcionó mucho fue el de un famoso autor de BEST SELLERS, él en concreto se dedica de lleno a escribir libros, organizar congresos y plataformas de aprendiza que son bastante exitosas, la verdad es que es un ejemplo formidable de un PROFESIONAL DEL MARKETING, su único detalle es que en la calidad humana y la forma de tratar a las personas, es pésimo, al grado de pedir exclusividad a sus congresistas y de no acatar la orden se les amenaza o se les retira la “OPORTUNIDAD”

Acabar con el ego

La finalidad de escribir este artículo es exponer que nuestra comunidad de marketing, nuestras redes sociales y nuestra sociedad en conjunto está evolucionando de una forma “pervertida”, un poco “mitómana”, además de tener unos tintes de ROBOT que ya son desagradables; la verdad veo en la mayoría de personas que se dedican al PERSONAL BRANDING una copia de la copia de la copia, veo en los expertos de redes sociales a la copia del meme, de la copia del meme.

Creo que sería saludable replantearnos ¿Qué queremos ofrecerle al mundo? A esto responder como profesionistas, como personas y como seres que conviven e interactúan con personas propensas a caer en mentiras, a crear mentiras y a vivir una mentira, les recuerdo que eso significa el “EGO”, una visión mega exagerada de la percepción de uno mismo.

Entonces colegas, sin más paso a despedirme, esperando dejar una pequeña semilla de rebeldía en su hermoso corazón y les mando un beso directo a su hermoso ser lleno de luz y drogas.
Se les quiere y hasta la próxima.

Categorías: Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: