Siempre cuando iniciamos una nueva aventura, por grande o pequeña que esta sea, hemos de encontrar matices y tal vez algunos más marcados que otros, algunos pueden ser positivos como la euforia o emoción de iniciar lo que tanto queríamos o un poco negativos como el miedo a lo que nos podríamos encontrar; en lo particular les puedo decir que nada más complicado que el querer hacerlo todo, llegar a la universidad y volverte el mejor mercadólogo del mundo.

Pensé que cuando llegábamos a la universidad todo dependía de las materias, los temarios y evidentemente de los maestros, sin darme cuenta de que realmente todo dependía de nosotros mismos, la responsabilidad y posibilidad de hacer que todo esto sea grande y mágico está totalmente en nuestras manos.

Hoy en día entre otras cosas soy docente, justo este mes entré a una nueva universidad y nada me pudo aterrar más que recibir el temario oficial, con actividades, bibliografía de soporte y entre los medios “oficiales” me encontré con una revista que si bien es muy famosa en el medio, no podría ser un medio oficial de enseñanza en universidad, lo cual independientemente de la responsabilidad que tengo como docente me hizo reflexionar en algo muy importante: el momento para forjar criterios como profesionales es todo el tiempo, antes, durante y después de la universidad.

Si no traes conocimientos previos, o si piensas que solamente lo que te digan en la universidad será la ley para lo que harás como profesionista quiero decirte que estás totalmente en un error, nada me emociona más que un alumno que rete, con fundamentos, cualquier cosa que le sea enseñada por el sistema. Evidentemente para poder refutar se deben tener conocimientos y esos conocimientos no llegan solos y no llegan nunca de una única fuente.

Lo que les puedo decir es que no permitan nunca que su vida profesional se centre en un solo medio de información, vivimos en una era donde la información se encuentra muy fácilmente en internet pero también encontramos muy fácilmente información basura, por lo que ir conociendo, experimentando y sobre todo informándonos de medios serios podremos ir forjando nuestro propio criterio, nuestra propia personalidad profesional y por ende podremos saber diferenciar la calidad en cada material que llegue a nuestras manos.

 

¡Disfruten la vida en universidad!

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: